Top 10

Pasados los primeros 100 días de estar en Miami se impone una especie de resumen de lo que he vivido. Es bueno hacer un stop, de vez en cuando, y mirar hacia atrás. Siempre se encuentran cosas interesantes cuando volteamos la cabeza en busca del pasado reciente.

Aquí les dejo las 10 cosas que he aprendido en estos primeros 100 días en Miami al estilo de una de esas listas que tantos nos gustan. Los 10 mejores vestidos, los 10 mas lindos, los 10 cuerpos del verano, en fin, ya saben a lo que me refiero ¿Quieren saber que es lo más importante que aprendí en estos 100 días? Lleguen hasta el final.

10. No importa el precio que diga la etiqueta, siempre te costará más. Los impuestos estarán ahí para recordarte que, en este país nada es lo que dice ser.

9. No hay distancia tan lejos como para que no puedas llegar en auto, ni tan cerca como para que vayas a pie. Podemos irnos en auto hasta las cataratas del Niágara, pero no podemos caminar a la esquina a comprar pan.

8. Aprendí a reírme con los noticieros y a informarme con los humoristas. Muchos de los programas de entretenimiento, sobre todo en inglés, están mejor informados que los propios noticieros, además con ellos te ahorras el comentario editorial.

7. No importa lo que quieras comer. Por muy exótico que sea, siempre lo vas a encontrar. Hormigas fritas forradas en chocolate al estilo colombiano o un simple jugo de naranja.

6. No todo el que habla solo en la calle o en el mercado está loco. Existe ese aparatico, minúsculo y casi de ciencia ficción que se llama bluetooth.

5. Las redes sociales como Facebook y Twitter no son tan malas…ni tan buenas. Puedes encontrar personas interesantes y te pueden pasar el link al último discurso de Hugo Chávez.

4. Los cubanos hablamos pésimo el español… y el inglés y el portugués y el…

3. No hay nada como abrir la puerta del cuarto y tener a mi madre al otro lado. Luego de 15 años separados y solo viéndonos unas pocas semanas al año, ésta puede ser la mejor manera de justificar la frase tan cotidiana de “buenos días”.

2. Tener internet no es un delito. Ni comer carne de res, ni tener el último número de Vanidades, ni ver el programa de Oscar Haza, ni rentar DVD, ni….

1. Solo hay una cosa que supera la belleza de los fuegos artificiales del 4 de julio: ¡La sonrisa de mis sobrinas cuando vienen, corriendo, a saludarme con los brazos abiertos!