Las canciones que me marcaron

Hace muchos días que no les paso uno de mis videos. Hoy he estado pensando en cuanto puede recordarnos una canción. Mucho se ha hablado del poder de sedación o de excitación de la música, de hecho hasta se han fabricado las famosas drogas electrónicas que intentan imitar las reacciones de las drogas químicas solo a base de música, sonidos e imágenes.

Dicen por ahí que los cubanos somos eminentemente musicales, yo creo que es así. Es difícil que les pueda enumerar algún momento en el que no necesitemos escuchar música. Leer, estudiar, limpiar, cocinar, hacer el amor, caminar, en todos esos momentos la música también ha estado presente para mí y eso ha hecho que algunos temas se hayan quedado grabados en mi mente y cada vez que los escucho me remito a una parte importante de mi vida.

En el video que les regalo esta noche hay varios. La intención no es hacer una lista de las mejores canciones (aunque hay algunas magistrales), ni definir cuáles fueron las más escuchadas en determinado momento. Son solamente las que a mí me traen recuerdos.

No les diré cual, pero entre esas está la primera canción que dediqué a una persona, era mi novia y quería, por sobre todas las cosas, impresionarla. No entendía muy bien que decía la letra pero sabía que hablaba de amor y eso me bastó. Años más tarde, alguien me la devolvió, guitarra en mano y con la letra escrita en un papel que ya no conservo. Entonces pude descifrar, palabra a palabra, lo que quería decir cada frase.

También está en el video una de las canciones que fueron tema de presentación de una exitosísima telenovela cubana de los 80. Antes de Sol de Batey también hubo telenovelas famosas y estoy seguro de que los contemporáneos míos la recordarán. Les incluí en la selección la primera canción en la que descubrí una mención, velada, discreta, indirecta, a la persona de Fidel Castro. Antes hubo otra, pero ninguna como ésta.

No todas las canciones que les mezclo en el video son tan antiguas. Las hay más recientes, que reviven historias que aún no se han cerrado completamente. Por ejemplo, está la cantante Barbara Grave de Peralta, con quien pude trabajar en algunos momentos y que ahora se encuentra presa en La Habana bajo el delito de proxenetismo. Como todos los que me leen saben que en Cuba nada es lo que dice ser, ya deben imaginarse que a alguien se le atravesó Baby para que la condenaran bajo semejantes cargos.

Ahora los dejo para que disfruten del video, ojalá que sea así. Espero que me disculpen por la calidad de los archivos, no es la ideal pero sería imperdonable dejar afuera algún tema porque el video tenga algunas fallas. De cualquier manera estoy seguro de que muchos cerrarán los ojos y mirarán hacia adentro, buscando sus propios recuerdos. Los que vivieron en Cuba los años 80 y 90 los reencontrarán, quizá muy distintos de los míos, pero así es la música,  la vivimos desde nuestras experiencias y a ellas nos lleva cada vez que la escuchamos de regreso.