Gorrión

Para los cubanos, el gorrión no es solo un ave, también es una especie de estado de nostalgia, melancolía y un poco de depresión. En inglés se diría que la persona está “down” y quizá en otros países de habla hispana se le llame a esta condición de otra manera. Creo que cada uno de los cubanos que me leen, saben exactamente qué es “tener gorrión”.

Desde hace varios días he estado así, medio atontado con las cosas del día a día y sin mucho ánimo para hacer cualquier cosa. Tengo mis propias recetas para salir de este estado: Afeitarme, mejorar como luzco, vestirme, escuchar música movida, bailar, conversar con amigos. Cualquiera de esas cosas puede hacer que el dichoso “gorrión” se vaya a anidar a otra parte.

Cuando en la vida las cosas no nos salen como planeamos, muchas veces tenemos esta sensación de que nos encontramos como en una habitación con una oscuridad total. No podemos vernos ni siquiera las manos, no percibimos cuán grande o chico es el lugar. Es como si estuviéramos ciegos. Pero, amigos, no crean que no podemos salir de esto.

Basta con que, de alguna manera, encendamos una pequeña vela, una llamita, y la oscuridad desaparecerá por siempre. Ese es el poder de la luz, basta con solo una diminuta dosis de ella y nunca más estaremos a oscuras. Por el contrario, por mucha penumbra que intentemos poner en una habitación, nunca será totalmente oscura mientras haya solo una luz, chiquitica, en ella.

Esa luz puede llegar de un amigo, un libro, una llamada telefónica o una simple palabra dicha en el momento y en el tono justo. Creo que de todas estas vías llegó la luz hoy a mi día. Me sentí cerca de personas a las que quiero mucho, un buen libro me acompañó y tuve una de esas llamadas telefónicas que hacen que mi día resplandezca aun cuando el sol se oculte tras nubes oscuras.

Mañana será un gran día, no solo porque estoy seguro de que esa luz, que hoy tuve, me acompañará por varias jornadas, sino porque se está acercando una fecha que he estado esperando por mucho tiempo. No es un cumpleaños, no es un aniversario. Es una fecha que marca una llegada y una partida, la fecha de un encuentro muy esperado. También traerá cambios, pero de eso ya mañana les contaré.