Reencuentros en New York

 Discúlpenme que los deje sin imagen, pero la conexión en mi hotel es muy lenta y no me sube la foto que les quería regalar. En mi cuenta en Facebook tienen todas las fotografías y desde allá pueden hacer el viaje a New York junto conmigo.

Un abrazo.

Hoy tuve un día muy agitado, pero sobre todo fue un día de reencuentros aquí, en New York. Desde temprano nos fuimos a visitar el Museo de Cera, algo realmente impresionante y que me permitió tener de cerca a muchos famosos, los abracé, los toqué y me tiré muchas fotos con cada uno. Eso me dejó pensando en cuán importante es para nosotros, como cultura, eso de estar cerca de las personas famosas.
No deja de ser tonto perseguir o tirarse fotos con unos muñecos que, en muchos casos, ni siquiera se asemejan a la persona a la que quieren representar. De cualquier manera viví mis minutos, casi horas, de reencuentro con las personas que mas salen en la tele y otras que no tanto, pero a las que admiro, como Woody Allen, Spielberg o Hemingway.

En el Museo de Cera también tuve mi primera experiencia en un cine en 4D, pude ver (y sentir, que de eso se trata el 4D) un extracto de la versión de El Mago de Oz por Judy Garland, todo un lujazo para mi y que me hizo recordar un post que les escribí hace algunos días en el que hablaba sobre el camino de las lozas amarillas.
De ahí nos fuimos rapidito al Rockefeller Center, a los estudios de la NBC y a hacer el tour Top of the Rock, que hace que tengamos una vista del área desde la altura de sesenta y nueve pisos. Todo un lujazo para mi, que apenas había logrado subir los veintitantos del Habana Libre. Ahí ocurrió otro de mis reencuentros de hoy.
Pude volver a reencontrarme con el estilo arquitectónico que más discfruto, el Art Decó. En Miami para ver algo de arquitectura no queda más que irse a los libros o entrar a la Internet, pero aquí están casi todos, he podido ver magníficas iglesias góticas, edificios Art Decó, mágnificos ejemplos del neoclásico, en fin, todo un regalo para alguien que, como yo, disfruta de la arquitectura.
Al salir del Rockefeller Center decidimos hacer uno de los tours que más esperábamos, el que nos llevaría por toda la ciudad pero en la noche, guiados y con explicaciones de cada uno de los sitios mas importantes de la Gran Manzana. El recorrido nos llevó hasta Brooklyn, a través de uno de los puentes más famosos de la ciudad.
La vista desde el otro lado, con todos los rascacielos encendidos y las luces del puente bordeando la imagen, es algo que guardaré conmigo para siempre. En el recorrido pude aprender algo de la historia de la ciudad, de cómo la exclusiva 5ta Ave. antes solo era de factorías, o de cuanto cuesta uno de esos anuncios que iluminan la noche de Times Square, pero de eso les contaré en otro momento.
Por ahora solo quiero darme un baño y descansar, mañana tendremos otro día agitado, pero esta vez andaremos detrás de las cámaras y los grandes espectáculos, haciendo los recorridos que nos llevarán a los más importantes escenarios de esta ciudad, quien sabe y quizá hasta nos embullemos y veamos alguna obra de Broadway. ¿Alguna recomendación?