Números

A pesar de que luego terminé enredado en una licenciatura en letras en la Universidad, lo primero que estudié en mi vida y que me permitió ganar mi primer salario fue Economía. Una carrera dominada por los números y que me enseño a quererlos y sobre todo a entenderlos.

Desde bien pequeño me gustaron mucho más las letras que los números, pero justo en aquel año 1991 cuando se estrenaba en Cuba el Período Especial, debí tomar la decisión de becarme en un preuniversitario bajo condiciones  drásticas y que podían ponerse peor, o estudiar un técnico medio y en cuatro años poder comenzar a trabajar.

La decisión ya se las dije antes. Durante varios años de mi vida estuve entre números y, de alguna manera, aun lo estoy. Mi primera carrera me enseñó la importancia que tienen en nuestra vida y, sobre todo, me enseñó lo que representan sus cifras.

Este fin de semana estamos celebrando en el blog haber sobrepasado las cincuenta mil visitas. Una cifra, sin dudas, exorbitante para mí que comencé esta aventura hace poco más de dos meses y que, al inicio, contaba mis visitantes de diez en diez.

Quisiera poder decirles cómo pude sobrepasar este número pero ni yo mismo tengo todas las claves. Pienso que me ayudaron mucho las redes sociales, esas que por estos días protagonizan una película que tiene aterrados a unos cuantos pero que, sin dudas, son una herramienta de comunicación importantísima. Facebook, Twitter y el email fueron difundiendo lo que escribía y sumando amigos a este pedacito de la Internet que hace mucho dejó de ser solo mío.

También ha sido significativo haber tenido el apoyo de otros blogueros a los que admiro muchísimo y que comenzaron a enlazarme desde sus bitácoras y compartieron sus lectores conmigo. Algunos hicieron reseñas sobre lo que escribo y otros ubicaron un enlace a mi sitio en su blogroll. Todos me han dejado invaluables amigos en estas pocas semanas de aventura en el blog.

Mi compromiso, más que el de que se sigan sumando las visitas, es intentar que cada vez que los amigos lleguen hasta aquí encuentren cosas nuevas, frescas y que los hagan pensar un poquitico. Les prometo que intentaré mantener el ambiente en este pedacito de la Internet en el que ustedes ya vienen a reencontrarse y a conversar animadamente sobre cualquier tema.

Para mí es un enorme placer recibirlos cada día. ¡Un abrazo!