Las cinco cosas de las que no quisiera escuchar en 2011

Las cinco cosas de las que no quisiera escuchar en 2011

Ya saben que por estas fechas comenzamos con los planes, las nuevas metas e intentamos replantearnos un poco lo que ha sido nuestra vida. Yo he tomado el poco tiempo que me queda libre luego del trabajo para pensar en las cinco cosas de las que no quisiera escuchar hablar más en el año que estrenaremos a partir de este sábado.

Sería ideal no tener que escuchar las palabras “definitivamente” y “espectacular” en los canales locales de televisión. Ambas se mencionan alrededor de 45 veces por minuto y, les aseguro, que me suenan fuertemente los oídos cada vez que alguno de los presentadores las lanza al aire y pone cara de haber recitado, de memoria, un acto completo de una obra de Shakespeare.

Quisiera, de ser posible, que no se hablara más del fin del mundo dentro de poco menos de dos años, el 21 de diciembre de 2012. No quiero saber de profecías de Nostradamus ni del Calendario Maya ni de los códigos secretos de las pirámides de Egipto.

Sería una buena idea también que no se hablara de Fidel Castro, ni de la famosa transición en Cuba que no acaba de llegar. Sé que es difícil pedir eso viviendo en Miami, pero no hay peor gestión que la que no se hace, por el momento creo que solo conseguiré eso si comienzo a perfeccionar mi inglés y solo veo la tele en ese idioma.

No quisiera tener que volver a ver – escuchar, leer, etc – nada que tenga que ver con Justin Bieber, el chico ya me tiene harto con su única expresión facial. Yo sé que muchos ahora me odiarán por eso, pero este ha sido, sin dudas, el año Bieber. Difícil conseguir eso sí solo veo la tele en inglés…creo que tendré que escoger entre Justin y Fidel Castro…complicada elección.

Estaría perfecto si no tengo que volver a ver una entrevista en la que Ricky Martin siga contando sobre su homosexualidad. Al final tampoco es que sea tan diferente de todo lo que hemos vivido nosotros mismos y el tema como que cansa un poco a estas alturas.

Quisiera hacerme sordo a otras cosas pero creo que si comienzo a escuchar menos sobre éstas estaré entrando en el 2011 con buen pie. ¿Agregarías alguna más?