Sacando cuentas

Sacando cuentas

Cada minuto tiene 60 segundos, si nos regalamos apenas uno para ser felices tendremos 1440 segundos de felicidad al día, son cerca de tres minutos, unas 18 horas de felicidad al año.

Cada hora tiene 60 minutos, si nos regalamos apenas uno para ser feliz habremos sido felices por 24 minutos cada día y esas son 146 horas de felicidad al año que, sumadas a las otras 18, nos completan unos 7 días de eterna felicidad, más o menos.

Cada día tiene 24 horas, si nos regalamos una de esas para ser totalmente felices habremos tenido 365 horas de felicidad al año, 15 días de eterna felicidad más los otros 7 ya suman unos 22 días.

La semana tiene 7 días, si nos regalamos uno de esos para ser totalmente felices habremos vivido 52 días de felicidad al año. Ésos, sumados a los otros 22, hace un total de 74 días de eterna felicidad… ¡Cerca de dos meses y medio!

Cada mes tiene 4 semanas, si nos regalamos una de esas para ser totalmente felices habremos tenido 12 semanas al año de eterna felicidad, esos son tres meses más los otros dos y medio son un total de cinco meses y medio de eterna felicidad.

Todo empezó por regalarnos apenas un segundo de felicidad cada minuto, ¿Aún les parece poco tiempo como para desaprovecharlo siendo infelices? ¿Vale la pena dudar, vacilar o temer solo un segundo?

La vida, ya se los he dicho amigos, es más que una sucesión de fines de semana todos iguales, viendo las mismas caras, escuchando las mismas historias, la vida es más que esperar a fin de mes para pagar las cuentas, más que quedarse dormidos con la tele encendida para sentirnos acompañados.

La vida nos pasa, inexorablemente, segundo a segundo. No tenemos el botón para correrla hacia atrás, un minuto siendo infelices es uno totalmente desperdiciado.

Piénsenlo. La matemática es exacta, nunca falla.